Stone Island

Stone Island

COMPRA STONE ISLAND

   Mi familia tiene profundas raíces en el sector de la confección de prendas de vestir. En el siglo XIX, Giuseppe Rivetti –hijo de Giovanni Battista, primer operario de una máquina cardadora de la industria textil italiana– heredó la pasión de su padre y, con el fin de fundar su propia fábrica de lanas, vendió a escondidas las vacas de las granjas de la familia para comprar telares. En 1872 abrió su fábrica de lanas, Giuseppe Rivetti e Figli, que más tarde se fusionaría con el grupo turinés GFT (Gruppo Finanziario Tessile). Fue entonces cuando mi tío Pinot tuvo la idea genial de engomar los tejidos de lana de las fábricas para incrementar sus prestaciones. Esta predilección por la investigación también impulsaba a mi padre, Silvio, quien durante la posguerra se marchó a Estados Unidos, donde descubrió la empresa Palm Beach Incorporated, que producía algo que todavía no existía en Europa: ropa confeccionada a partir de unas medidas teóricas, lo que hoy conocemos como tallas. Mi padre se quedó fascinado; trabajó allí durante seis meses como operario, volvió y convenció a sus hermanos a ceder sus acciones de las fábricas de lanas para comprar todo el GFT.

En 1983 conocí a Massimo Osti, quien un año antes, casi por casualidad, había creado Stone Island. Había llegado a la empresa un tejido especial llamado «Tela Stella»: tenía un color diferente en cada cara y se utilizaba para hacer lonas de camiones. El efecto era realmente interesante, pero no encajaba mucho en la línea estilística de la C. P. Company. Osti decidió hacer algo especial con esa tela y creó una colección de siete chaquetas solamente con una fuerte presencia de referencias al estilo militar y con la ahora emblemática insignia inspirada en los galones y las divisas militares. La rosa de los vientos simboliza el amor por el mar y por una exploración, una investigación constante.

Massimo estaba al menos diez años por delante de los demás en su ámbito. Le gustaba definirse más como productor que como diseñador. Su éxito confirmaba que Stone Island no solo era interesante y vendible, sino también fiel a su credo en la ropa informal. Sus ideas se inspiraban en el mundo militar y del trabajo, y se acompañaban de una continua investigación textil.

A mediados de los 90 nuestros caminos se separaron, y me encontré con la difícil tarea de buscar a alguien que diseñara Stone Island. En 1994, visitando los pabellones de una feria en Múnich, descubrí el trabajo del diseñador Paul Harvey, un inglés que vivía en Sant’Arcangelo di Romagna, en Italia. Me invadió una extraña sensación de familiaridad que me hizo exclamar: «¡aquí tenemos la Stone del siglo XXI!». En 1996 con Paul dimos inicio a la segunda era de nuestra marca.

Paul diseñó 24 colecciones, siempre coherentes con esa evolución y esa investigación que desde el principio han caracterizado a Stone Island. Otro personaje extraordinario. Después de graduarse en la Central Saint Martins, decidió que el mundo de la moda no para él ¡y se metió a camionero! Solo después de casarse con una fantástica mujer italiana, se mudó a nuestro país y comenzó a diseñar ropa. Su enfoque del diseño tiene la funcionalidad en la sangre, lo que le ha llevado a interpretar Stone Island a la perfección, conduciendo la firma magistralmente hacia el nuevo siglo.

Tras doce maravillosos años, Paul sintió la necesidad de abandonar el mundo de la moda para «hacer algo por el planeta». Ante una aspiración tan noble, solo pude comprender y aceptar su decisión. En ese momento, frente a otra elección crucial, llegué a la conclusión de que la época de «un hombre solo al mando» había terminado. Los tiempos habían cambiado. Había que ser multiculturales para ser de veras contemporáneos. Formé un equipo de diseño. Entendí que en esta época solo es posible abordar todos los aspectos de un mundo con varias mentes y distintas visiones: y esta es Stone Island desde 2008 hasta hoy.

Me siento como un entrenador. Elijo a quién sacar al campo en función del partido que vamos a jugar: tenemos que ser más sensibles, más rápidos, estar preparados para captar las señales de fuerza y de debilidad. Así pues, necesitamos personas que viajen por el mundo y que lo observen desde distintos puntos de vista: personas con edades y procedencias culturales diferentes.
Esta es, en resumen, mi historia. Me gusta pensar que existe un hilo común que nos une a todos. Un deseo de continua experimentación e investigación, no sin una pizca de sana locura: ese algo especial que hace de nuestra Stone Island mucho más que una marca de ropa.